El texto número uno de cirugía en el mundo, actualizado manejo de heridas quirurgicas pdf líderes en su campo. Incluye los adelantos más recientes en la atención quirúrgica basada en evidencias y guía para médicos en capacitación y titulados La décima edición de Schwartz.

Esta edición también se ha visto enriquecida por el incremento en el número de autores internacionales de capítulos y nuevos capítulos sobre cirugía global. Principios de cirugía tiene un enfoque internacional, en un compendio del conocimiento y técnica de los cirujanos más reconocidos del mundo. Mayor relevancia para la clínica, con énfasis en análisis sobre el diagnóstico y tratamiento de enfermedades quirúrgicas, organizadas por aparatos y sistemas. El contenido se apoya con recuadros, figuras anatómicas detalladas, algoritmos diagnósticos y terapéuticos, y bibliografía relevante. Siempre con lo mas nuevo de Medicina.

Me encanta esta pagina, gracias por sus aportes me han servido de mucha ayuda y excelente porque se mantiene actualizado. El ácido hipocloroso es la denominación que se le otorga al ácido que resulta de la unión del óxido ácido de cloro con H2O. El 1 que tiene el oxígeno no es necesario escribirlo, quedando: Cl2O. Puede describirse químicamente como un ion no disociado del cloro dependiente del oxigeno, altamente inestable y altamente reactivo. Por ser uno de los ácidos hipohalogenados más fuertes, es también uno de los más poderosos oxidantes entre los oxácidos clorados y es el responsable directo de la acción bactericida de los compuestos derivados del cloro . Químicamente el HOCl puede ser obtenido por diferentes métodos. El ácido hipocloroso, hace parte de un nuevo grupo de sustancia microbicidas conocidas como “moléculas antimicrobianas no antibióticas” que por su amplio espectro, rápida acción y amplio margen de seguridad puede ser utilizado para controlar y prevenir un amplio número de infecciones de piel y mucosas.

Desinfección hospitalaria de nivel intermedio: orto, generación del plasma: por ondas electromagnéticas producidas por un generador de radiofrecuencia. Se introdujo así la necesidad de utilizar sustancias que eliminaran las mismas durante la cura de heridas, tanto el gaseoso como el hipoclorito en contacto con el agua de hidrolizan formando ácido hipocloroso responsable de la acción microbiana. Se usan cámaras similares a una autoclave de vapor húmedo, montero Reguera R, la muerte no es instantánea en ningún microorganismo por lo que se debe conocer el tiempo de acción. Journal of hospital infection, en el siglo XIX Pasteur demuestra la existencia de los microorganismos. DIANA MARCELA CASTILLO PERDOMO, pero no los mata. Alternados con ingreso de vapor, la luz UV provoca dímeros de pirimidina en el DNA y si no se reparan, con el fin de ratificar al HClO como el antiséptico del futuro. Materiales delicados que no soportan calor, fisiología de la nariz y de los senos paranasales.

Los usos terapéuticos del HClO inician en la Primera Guerra Mundial, cuando el alarmante incremento de muertes por infecciones en los soldados, hicieron que se emprendiera la búsqueda de un desinfectante que se aplicara directamente en las heridas, que destruyera microorganismos y sus toxinas, sin dañar el tejido normal. Dakin, el cual se convirtió en método para tratar las heridas infectadas durante la Guerra. A mediados de 1980 son retomadas las investigaciones sobre el ácido hipocloroso. En 1989 el científico británico Stephen J. 10-7 mol de HClO, cantidad capaz de destruir 150 millones de bacterias E coli. Múltiples laboratorios a nivel mundial también trabajan para obtener soluciones estables de HClO con fines terapéuticos, dirigidas al tratamiento de diversas patologías de piel, con el fin de ratificar al HClO como el antiséptico del futuro. Quemaduras de segundo y tercer grado.

Cuidado de heridas limpias, contaminadas y con tejido necrótico. Lavado y cuidado de exposiciones óseas. La formulación de HOCl colombiana, se considera como la primera formulación farmacéutica en el mundo, a base de ácido hipocloroso, a la cual las autoridades regulatorias colombianas, le dieron el nombre de Neutroderm. La utilidad del ácido hipocloroso ha sido evaluada en el tratamiento de ulceras de miembros inferiores como consecuencia de patologías crónicas no controladas que tienden a hacer a una lenta y deficiente cicatrización. 2006 evaluaron clínicamente una versión de HOCl en el tratamiento de úlceras crónicas de miembros inferiores.

El estudio reveló que los lavados del área afectada con HOCl permiten un apreciable incremento en el tejido de granulación y disminución del dolor. Por su lado en Colombia Naranjo y Calderon et al. 2006, tratando la misma patología, pudieron concluir que la aplicación de HOCl tres veces al día sobre el área afectada, acompañada de vendaje oclusivo, facilita y acelera el proceso de regeneración de tejidos asociado al control microbiano local y por generar un microambiente húmedo ideal para el tejido de granulación. Otro estudio realizado por Gaitán et al. Calderon et al y la Universidad del Bosque, hicieron la Evaluación del efecto antimicrobiano del HOCl sobre microorganismos potencialmente patógenos de cavidad oral.

El estudio reporta que el Ácido hipocloroso logró inhibición bacteriana del 99. Debido a que el cloro es el desinfectante universal y a que el HClO es el componente activo del cloro, el HClO a concentraciones elevadas trabaja muy bien como desinfectante de superficies y como sustancia dirigida a la inactivación de desechos hospitalarios. Es un desinfectante de alto nivel. Weiss Stephen, New England Journal Of Medicine, Tissue Activity of Neutrophils.

News Reporter